costumbrismo mangante

Tenía y tengo la sensación de que todo esto no ha terminado. Creo que nos espera todo un año de sobres-altos y bajos, que de todo calzan sus señorías,  repletos de billetes, de contabilidades b, de basura, y de bandoleros.

Y el día del juicio final no será cuando John Connor se enfrente a Skynet, sino cuando el hartazgo generalizado no necesite de quedadas ni de cervezas; cuando no hagan falta insignias ni plataformas, ni alegorías ni aforismos, ni tiendas de campaña ni ultraizquierdistas. Ese día, incluso, darán igual los goles que marque Cristiano.

Por educación, y con espíritu deportivo deberemos darle también las gracias a la crisis. Gracias a la crisis sabemos de las ardides de Urdangarín, que ante el expansionismo autonómico creía que nunca terminaría de mangar. Gracias a la crisis aparecen los millones de Suiza, y con ellos el miedo a la cárcel y el intento de chantaje; y con el chantaje más mangantes, decenas de ellos, sobres repletos de euros saliendo de las alcantarillas. Gracias, crisis. Por ti sabemos de tantos casos con nombres de operaciones policiales malayas.

Si la democracia aguanta el tirón, la puta de la Crisis se irá dejándonos un sabor de boca agridulce. Un tremendo dolor, por una parte, hambre y estrechez. Y por otra, más como deseo que como certeza, un mayor, casi omnipotente control sobre nuestros políticos; y la imperturbable vocación social de todos, europea y moderna; una sociedad que no volverá a fiarse de los mecanismos de autocontrol de los mercados-está claro que los mercados no se autocontrolan- y una forma de vida más despierta y menos confiada, menos aborregada. Si logramos darle la vuelta a la puta, tendremos un futuro más esperanzador cuando la Crisis se vaya.

Una obra urbana, recogida en escapada ciclofotográfica. Pleno paseo Madrid Río:

P1000332

2 opiniones en “costumbrismo mangante”

    1. El país es tan mierderoso, como dices, que el margen de mejora es enorme. Podemos salir de esta con un país más transparente, un mayor control institucional, una sociedad más crítica…O todo lo contrario, sí, ese sería el desastre, que todo se quedara como estaba. Hay pruebas de que eso puede suceder, por ejemplo, sigue habiendo políticos controlando las cajas de ahorro. Deberan aún caer gobiernos, múltiples catarsis.

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s

REVOULOIR

El blog de Juan José Aparicio

Tejiendo el mundo

Tantas cosas por contar y tan solo una vida para hacerlo

A %d blogueros les gusta esto: