Let´s tuit again!

Empiezo por admitir, en el tono infractor debido, que no tengo cuenta en Twiter.

Pero me cuesco de lo que ocurre con el parato, y no me llama a socializarme el papel de garrote inmisericorde que el trasto está haciendo en la vida política y social española. Pareciera que el uso más frecuente, al menos para los que no poseemos cuenta en el susodicho, mayoría aún, fuera poner en evidencia a todo aquél que cometa faltas de ortografía o inculturas varias, o afirme burradas históricas o defienda genocidios.

Esto no estaría del todo mal si en verdad desenmascarara fascistas, señalara abusadores o sacara las vergüenzas de los zopencos. En cambio, los ciento y pico caracteres del que se vanagloria son el lógico obstáculo para que no se pueda extraer ningún tipo de evidencia: los posibles defensores del maltrato arguyen torpeza, los posibles fascistas resbalón y los ignorantes lapsus. Total, que ni pa tomar por culo vale, así de reales son sus limitaciones.

Twiter no es eficaz en la tarea de discernir lo que el personaje de interés piensa u opina, si es que hace alguna de las dos cosas en su vida real. Para ello tendríamos que acercarnos a relatos más largos, a entrevistas o artículos. Pero hay quien prefiere caer en el prejuicio, y creer lo que interpreta en el tuit aún sabiendo que un análisis un tanto más profundo desvelaría la realidad. La realidad, de nuevo, «destrozaría una gran noticia».

Hay tuiteadores, periódicowebs, y lo peor, medios de comunicación sólidos que despachan tuits, los interpretan, los manipulan, los ponen en la palestra y…¡a rellenar! Y lo peor de todo es que en ocasiones reconocen que el personaje en sí no opina lo que «parece que ha querido decir en su tuit», pero aún así lo afirman intentando hacerlo pasar por noticia, la dictadura de la apariencia.

A mí, que un futbolista, por ponerme liviano, le meta una patada en la boca a su marcador el domingo y el lunes pida perdón por el cacharro me parece patético. Y que los medios en general oficialicen ese perdón dotando de autoridad el chisme, me asusta.

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s

REVOULOIR

El blog de Juan José Aparicio

Tejiendo el mundo

Tantas cosas por contar y tan solo una vida para hacerlo

A %d blogueros les gusta esto: