¡Mourinho, vete a tomar vientos!

Por fin, se va. Recalco lo de «se va», no le echa nadie. «Eso ya lo sabemos»-dirá alguno con razón-, para luego argumentar que los jugadores le han boicoteado, y que la prensa le ha machacado sin piedad, pobre Piolín; en definitiva, que alguien ha echado a Mou del club, lo que en el fondo piensa cualquier «mouriñista» incapaz de asimilar la realidad: su amado entrenador abandona.

No es un abandono extraño. Mourinho no es un entrenador capacitado para permanecer. Sus métodos radicales de guerra relámpago no soportarían el avance sólido, la progresión, la meticulosidad, el asentamiento…Mourinho es plenamente consciente de que su mejor año es el segundo, y el tercero habitualmente una caca. Nunca en su carrera ha dejado un equipo asentado con perspectivas de futuro, que tuviera alguna posibilidad de continuar jugando al más alto nivel sin su privilegiada asistencia, porque Mourinho es un experto en concentrar las energías a su absoluto alrededor; los que juegan no lo hacen por el club ni por sus carreras, deben hacerlo por «Papá Mourinho», quererle y adorarle, y si no castigados sin postre. Cuando Mou ha desaparecido de un vestuario, también lo ha hecho esta patológica forma de aunar esfuerzos a su alrededor, y con ella el desastre, pues desde el punto de vista puramente técnico sus equipos suelen carecer de metodologías de juego mecanizadas ( a no ser que llamemos mecanizado a: Fideo, coge el balón, regatea a siete, llega hasta el área y a ver si encuentras a alguien por allí).

Para contrarrestar, lo que siempre ha pedido Mou a sus jugadores ha sido intensidad, la clave básica del juego de sus equipos. Intensidad hasta la extenuación un año tras otro sin vislumbrar una futura forma más elaborada y técnica de abordar los partidos, para una plantilla que se precie de saber tocar el balón debe ser una pesadilla. Y eso es lo que, en contraste con otros equipos, ha terminado enemistando a los jugadores del Real Madrid con su técnico, un hito en la carrera del portugués, que hasta hoy había dejado un reguero de incondicionales amantisimos en todos los vestuarios.

Al contrario de lo que se piensa, creo que este encontronazo entre plantilla y técnico va a ser bueno para el futuro del Real Madrid. El próximo entrenador no va a encontrar un vestuario lacrimógeno y melancólico, recordando los buenos tiempos con su antiguo líder, sino una plantilla deseosa de jugar y hacer buen fútbol, y con ello llegar y ganar esas finales que no pudieron ser con Mourinho, el que les acostumbró a dar diez pasos atrás tras marcar un gol.

Es posible, espero que no, haya mouriñistas la siguiente temporada, y mouriñistas que hayan creído que la plantilla expulsó a un entrenador plenipotenciario, lo cual es inverosímil, pues poseer todo el poder impide ser expulsado excepto por el presidente, que no ha destacado tampoco en la labor de apoyo a los jugadores precisamente. Y porque he visto a los jugadores partirse el alma en todos los partidos, en los que hemos perdido y en los que hemos ganado; los que estaban con Mou y los que no, en general sin una palabra más alta que la otra, sin declaraciones incendiarias, al contrario que su técnico, creo que la plantilla ha estado a la altura de las circunstancias. Luego no hay pulso de la plantilla, ni intentos de desestabilizar sino todo lo contrario, deseos de una victoria, por ejemplo, la última en la Copa del Rey, que Mourinho decidió abandonar auto expulsándose en el mayor acto de cobardía que yo hubiera visto a un entrenador de fútbol exceptuando la vez en la que vi a un entrenador metiendo el dedo en el ojo de otro…¡Y era el mismo tipo!

Y respecto a la afición, qué voy a decir sobre la grieta que se ha creado a través de los tres años en la dirección de Mourinho. Creo que es real y cierta, y creo que a parte de los «mouriñistas», también teníamos razón de existir y discutir los «raul-vicentistas», como es mi caso, sobre el más adecuado futuro para el club, sin tener que ser por ello «anti-nada», sino partícipes de una forma de ver el club que nos sigue llenando de orgullo y afición.

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s

REVOULOIR

El blog de Juan José Aparicio

Tejiendo el mundo

Tantas cosas por contar y tan solo una vida para hacerlo

A %d blogueros les gusta esto: