Entre Libia y Siria, tiro porque me toca

El problema sirio parece tener una difícil solución. El caso de Libia fue distinto. Cuando existe un problema humanitario de la misma índole en dos países distintos, como ocurre en este caso, y sin embargo se actúa de forma completamente distinta en cada uno de ellos, es decir, interviniendo militarmente en el primero y pasando de todo en el segundo, es complicado no acabar llegando a conclusiones de lo más pesimistas. Como por ejemplo, que desde el origen de toda esta situación de rebelión en oriente, en lo único en que han pensado las potencias occidentales ha sido en su propio beneficio-por no perder comba-, y donde ayer se daban puñetazos democráticos en el pecho, enarbolaban banderas libertarias y el mismísimo James M. Cohan caminaba orgulloso cantando Yankee Doodley Dundee por las calles de Trípoli, hoy se silba mirando las hojas de lo alto del roble de Siria con las manos anudadas a la espalda.

A día de hoy….¿a quién le extraña siquiera la persistente hipocresía occidental? ¡Abajo Gadafi cantábamos todos, por feo y miserable! ¡Resoluciones de la ONU ya! En cambio, meses después en Siria , la nada, el silencio complaciente. Por Irak circulaban camiones cargados de Antrax con calendarios de tías despelotadas en la cabina; Arabia Saudí era un encanto de lugar en donde te lapidaban por decir amén.

Si al menos no nos metiéramos nunca; si dejásemos de intervenir por interés, podríamos decirnos que tenemos una política honesta al menos, aunque no nos la creyéramos. Siempre será mejor mentirnos a nosotros mismos- a lo que estamos más acostumbrados- que desgraciar un continente más.

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s

REVOULOIR

El blog de Juan José Aparicio

Tejiendo el mundo

Tantas cosas por contar y tan solo una vida para hacerlo

A %d blogueros les gusta esto: