la masa viscosa de los deseos

 

Durante estas vacaciones he visto televisión de la mala y de la peor. Agradezco a la SEXTA 2 y a su programa “Al rojo vivo”, que es como “El gato al agua” invertido pero con cierto sentido del decoro, llevara a entrevistar a distintos “representantes” del 15M, o más bien “locutores”, en vista del organigrama “horizontal” y asambleario que detenta el movimiento.

He visto a dos «locutores» que, a groso modo, han ido diciendo lo que les ha apetecido. Uno acabó pidiendo en directo un cambio de la actual democracia representativa por una democracia asamblearia. El otro, pidió la dimisión del conseller de interior de Cataluña y al ser interpelado por Valencia, in extremis y con complejo de baremo dislocado, pidió la dimisión de Rubalcaba también. Nada más se ha vuelto a saber de ésta última petición.

Los tertuliakos que acompañaban a los locutores del 15M les trataban con un paternalismo que no comparto. Una cosa es que anden un tanto despistados, que haya pasado poco tiempo desde su creacción, que deban concretar sus solicitudes, y otra muy distinta , que se trate al movimiento como al Terminator de mercurio líquido capaz de transformarse en todo aquello que uno desee, y al final reflejemos en él solo aquello que nos atrae. Como si el 15M pudiera llegar a ser todo aquello que uno quiera.

Esto es lo que creo que ha ocurrido en la última manifestación contra la “ley del euro”. ¿En serio que la gente asistió masivamente para oponerse a esa política europea que casi desconozco? Muchos aún están sentados en la puerta de SOL, pero el movimiento se mueve. De hecho cánticos que antes eran fundamentales hoy se susurran en sordina, y una rama del movimiento más anticapitalista se hace notar con más fuerza. Pareciera que el grito unánime “queremos más democracia” se estuviera transformando en “queremos otra democracia, u otra simplemente”. Para llevar solo un mes de vida y andar heterodoxos, es un paso cualitativo y acojonante.

Mientras tanto los políticos mediocres demuestran no saber a lo que se enfrentan, y adoptan actitudes patéticas. Junto a los periodistas y tertuliakos, una de las frases que más escucho de todos ellos es “hay propuestas que todos podríamos compartir”. Recalco el “podríamos”porque ello indica que aunque pudieran hacerlo, no lo harían y no lo van a hacer. De hecho, en treinta años de democracia no han dado un paso en esa dirección. Ayer mismo, la mayoría de tertuliakos de la tele seguían viendo la compra-venta descarada de votos en el congreso entre gobierno y nacionalistas como un legítimo intercambio de cromos al margen del interés público.

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s

REVOULOIR

El blog de Juan José Aparicio

Tejiendo el mundo

Tantas cosas por contar y tan solo una vida para hacerlo

A %d blogueros les gusta esto: