Los idiomas de la crisis

Ayer llegó a mi empresa un cliente habitual, empresario. En un entreacto hablamos del tiempo. Qué frío. No para tanto. Vendrán hielos peores. Y después le pregunté…¿qué tal las cosas por tu empresa?

-Mal, la cosa está muy mal- me dijo-. Yo suelo viajar por todo el mundo, y en todos sitios se nota. En Barcelona, uno de los mejores restaurantes ofrece menús del día. ¡Menús del día! ¡Cuando nunca había hecho una cosa así!

Por seguir con el ritmo infernal de la crisis de la conversación, añadí mis conocimientos cercanos:

– Bajando la calle Delicias, ésta misma de aquí al lado- hice una pausa-cada día encuentro a más de cuatro revolviendo entre los cubos de la basura, buscando comida. La cola del comedor social de mitad de calle da la vuelta a la manzana…

Mi empresario interlocutor dobló el entrecejo, hizo un gesto compungido y como avergonzado y me preguntó si en la cafetería podría tomar un menta poleo.

Aquél tipo deseaba mantener la crisis de la conversación a un nivel puramente estadístico, empresarial. Invitar a tan impoluto coloquio a los vagabundos callejeros no le hizo gracia. Incluso conversando de crisis, hablábamos en idiomas distintos.

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s

REVOULOIR

El blog de Juan José Aparicio

Tejiendo el mundo

Tantas cosas por contar y tan solo una vida para hacerlo

A %d blogueros les gusta esto: