Irán, no te quepa duda

Me cabreo cuando recuerdo la guerra de Irak, sobre todo la segunda. No me falla la memoria al respecto porque anduve muy atento a cada uno de los lamentables acontecimientos que precedieron a la invasión.

Recuerdo que las fuerzas de “paz padilla”  de la ONU se encontraban en suelo Irakí chequeando que aquellos hombres morenos de largos bigotes no escondieran armas de destrucción masiva en cualquier charcutería. Les obligaron a desmantelar misiles amenazadores para el planeta, con el único propósito-entonces lo imaginábamos algunos, hoy lo sabe todo el mundo- de allanar el camino a las fuerzas estadounidenses y comprobar que, efectivamente, Irak no poseía armas de destrucción masiva y por lo tanto se la podía invadir. Cuando el trío de las Azores se hizo la foto y decidió la intervención, las fuerzas de la ONU aún estaban allí. Y las ordenaron retirarse porque “la amenaza irakí era inminente”.

Me preguntaba entonces, con las tripas revueltas del asco contenido, qué pensarían los propios irakies de la civilización cristiana y occidental, y qué pensarían de nosotros el resto de países musulmanes a la vista de nuestra completa falta de ética, nuestra rabiosa prepotencia civilizante, nuestra ausencia de escrúpulos y nuestro brutal y tan católico cinismo.

A la par que miles de bombas partían en pedazos a los ciudadanos de Bagdad, el presidente americano buscaba nuevos horizontes a su gasto armamentístico. Y apareció entonces Corea e Irán, que fueron señalados como futuribles. La respuesta inmediata de estos dos países fue comenzar una carrera nuclear al reloj. Para esto de enriquecer uranio mejor hoy que mañana-parecían decirse-.

Y ahora Irán parece que podría construirse una parejita de bombas nucleares. Es un hecho lamentable que cualquier país del mundo entre en la carrera nuclear. Pero lo entiendo en esta coyuntura.

Cuando un país como Estados Unidos te declara invadible…¿qué opciones tienes, tras recordar lo ocurrido en Afganistán o Irak, cuando ni la presencia de la ONU les libró de la decisión de Los Estados Unidos? Si decides no armarte das facilidades a la invasión. Si decides lo contrario estate seguro de que se lo pensarán dos veces e incluso tres. Así funcionan las cosas. Para muestra un botón de Antrax irakí.

 

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s

REVOULOIR

El blog de Juan José Aparicio

Tejiendo el mundo

Tantas cosas por contar y tan solo una vida para hacerlo

A %d blogueros les gusta esto: