Alejandro Amenabar

No quiero hacer una valoración artística ni cinematográfica de la película Agora de Alejandro Amenábar que vi ayer descargada del E-mule. Hoy prefiero resaltar una actitud de su director que le diferencia de aquellos realizadores y artistas españoles habitualmente enzarzados en disputas políticas; firmantes compulsivos de manifiestos, cejistas, y demás comprometidos.

Amenábar decide en Agora hacerse eco de una historia del siglo III d.c. para intencionadamente hacernos reflexionar sobre nuestra situación político-social actual. El argumento trata sobre la vida de una filósofa en los tiempos de la brillante Alejandría, y de cómo debe defender el conocimiento y la reflexión ante sus discípulos, valores contrapuestos a la ignorancia y la radicalidad que ejemplifican los adoradores de las religiones paganas y la emergente iglesia cristiana.

Al margen de que se pueda criticar más o menos la forma, el contenido, y el mensaje de la película, da la sensación de que su director y guionista ha pretendido relatar su propia visión de los defectos y virtudes de las religiones, subrayando la católica y su ancestral enfrentamiento con la ciencia y el conocimiento. Esta actitud se diferencia enormemente de la de otros que, trabajando en el mismo medio que Amenábar, se lanzan a cada poltrona pública que encuentran a dar un discurso sobre las paridas de Rouco Varela.

La gran diferencia reside en que Amenábar utiliza el medio de expresión que conoce, el cine, para contar su visión de los acontecimientos, acertádamente o no. Otros, al parecer muy comprometidos, hablan sin parar en los medios de comunicación pero en sus trabajos nos cuentan historias de parejas extrañas que se pegan tiros, desfibrilan la guerra civil, o realizan comedietas insulsas con chistes zafios…¿Dónde está entonces su compromiso como cineastas? ¿Dónde está su compromiso con su medio de expresión?

Por esto Alejandro Amenábar tiene mérito. Parece no ser demasiado cuando tan oportunos estudios sociales, filosóficos y psicológicos ha dado el séptimo arte. Pero en la España que vivimos, y con los intelectuales y artistas que sufrimos, que un señor haya decidido poner las cosas en su debido sitio tiene mérito.

 

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s

REVOULOIR

El blog de Juan José Aparicio

Tejiendo el mundo

Tantas cosas por contar y tan solo una vida para hacerlo

A %d blogueros les gusta esto: